España,  Madrid,  senderismo

Villaconejos: enoturismo y senderismo al lado de Madrid

¡Buenos días! Esta semana os voy a hablar de Villaconejos, un pueblo ubicado al sureste de Madrid, famoso por sus deliciosos melones y donde, además, se encuentran las bodegas Laguna. Allí se elabora el vino Alma de Valdeguerra (perteneciente a la denominación de origen Vinos de Madrid) y un delicioso aceite. También nos vamos de ruta: conoceremos el Barranco de Villacabras. ¿Viajamos?

INFORMACIÓN

Comarca: Las Vegas, Madrid

Altitud sobre el nivel del mar: 680 metros

Población: 3422 (año 2020. Fuente: INE)

CÓMO LLEGAR

Para llegar a Villaconejos, lo ideal es viajar en coche. Se encuentra a 56km de Madrid capital, por lo que, tomando la A-4 en menos de una hora llegamos al pueblo.

Además del coche, también podemos llegar a Villaconejos en autobús. Hay dos líneas habilitadas: una que sale desde Aranjuez (430) y otra que sale desde Villaverde (415).

CURIOSIDADES DE VILLACONEJOS

Villaconejos es un lugar tranquilo. La primera impresión que te llevas al bajar del coche tras llegar de la gran ciudad es el silencio, ese silencio característico de todos los pueblos que, personalmente, me gusta tanto.

El nombre del pueblo viene dado precisamente a la abundancia de conejos que había en tiempos pasados por la zona. Pasó de llamarse Villa de los Conejos, a Villaconejos. Su etimología es muy sencilla 😛

La historia de Villaconejos es un tanto incierta, pues apenas quedan vestigios de su pasado. Sin embargo, se cree que este lugar ya existía años antes de la llegada de los árabes a nuestro país ya que se sabe que fue un lugar de paso para ellos.

Villaconejos es muy famoso por sus melones. ¿Quién no ha oído hablar de los melones de Villaconejos? El pueblo tiene hasta un museo dedicado a ellos y una fiesta denominada la Fiesta del Melón. Se celebra el 12 de Octubre. Coincidiendo con el día de la Hispanidad, los vecinos celebran también la vuelta de los que viajaron tiempo atrás buscando tierras adecuadas para poder plantar los famosos melones de Villaconejos.

Como curiosidad, el museo del melón de Villaconejos es el único museo del mundo con esta temática.

BODEGAS LAGUNA

El motivo principal de mi escapada a Villaconejos fue la visita a las Bodegas Laguna. Allí se elabora el vino Alma de Valdeguerra, que tanto me gusta. En cuanto supe que las instalaciones de las bodegas se podían visitar, reservé plaza para poder visitarlo.

Las bodegas Laguna tienen más de 100 años de historia por las que ya han pasado tres generaciones. Como ya hemos dicho, forman parte de la denominación de origen Vinos de Madrid, siendo una de las cinco bodegas fundadoras.

La gran mayoría del vino y del aceite elaborados en ellas se vende tan sólo en Madrid. Uno de los motivos por los que ocurre esto es porque, por ejemplo, para elaborar el vino blanco, utilizan los mismos recipientes que había cuando se inauguró la bodega en los años 70. Se trata de un número limitado de tinajas gigantescas (más adelante veremos alguna foto) y esto limita bastante la cantidad de litros que se pueden elaborar. Sin embargo, el hecho de utilizar las mismas tinajas que en sus inicios le da un valor añadido muy especial.

¿CÓMO ES LA VISITA GUIADA A LAS BODEGAS LAGUNA?

bodegas laguna villaconejos
Acceso a la tienda y comienzo de la visita guiada

Las visitas guiadas se realizan los viernes y los sábados bajo previa reserva. Su precio son 15 euros y la visita dura más o menos dos horas y media. En ella, nuestra guía Carlota nos explicará cómo se elabora el vino blanco, el rosado y el tinto, y además cataremos cada uno de ellos.

bodegas laguna
Parte superior de las tinajas originales de los años 70. Aún en uso para elaborar el vino blanco.

En las fotos que vemos arriba aparecen las barricas de roble americano y francés donde está el vino tinto.

Después de conocer cómo se hacen los vinos Laguna, visitaremos la almazara donde aprenderemos cómo se hace el aceite.

En las fotos superiores vemos la almazara actual y los enormes tanques donde se conserva el aceite hasta su distribución. Si queréis saber cómo eran las antiguas almazaras, os invito a visitar el post dedicado a los molinos.

Por último disfrutaremos de una deliciosa cata de vino y aceite acompañada de pan, jamón serrano y queso, que, dada la hora que era (hora del aperitivo) ¡nos supo a gloria!

Cata final de vino y aceite (antes de llenar la copa de vino y el cuenco de aceite :P)

Finalmente se puede visitar la tienda donde, además de los vinos y aceites de los que ya hemos hablado, se pueden adquirir licores y vermut caseros.

Yo personalmente quedé encantada con el aceite que probamos en la cata y me compré una botella de medio litro. Se trata de una edición limitada que es ideal para las tostadas del desayuno (además de para otros alimentos). Además ¡huele a tomate! Lo podéis comprar aquí, donde, además, en la descripción del producto, indican el maridaje.

Tras la visita, cogimos nuestros bocadillos y comenzamos la ruta hacia el Barranco de Villacabras.


MÁS BODEGAS EN MADRID

¿Te has quedado con ganas de conocer más bodegas de Madrid? Te proponemos esta visita guiada por tres bodegas Denominación de Origen de Madrid. ¡Incluye la visita a la bodega más antigua de la comunidad!


EL BARRANCO DE VILLACABRAS

Antes de visitar Villaconejos investigué un poco por Internet para saber qué cosas podíamos hacer en el pueblo tras la visita a las Bodegas Laguna y encontré información sobre la ruta que lleva al Barranco de Villacabras. Hay que reconocer que está bastante mal señalizada, ya que si no es por la información encontrada en Internet, no hay señales de la ruta en ningún sitio del pueblo (o al menos nosotros no las encontramos).

DATOS DE LA RUTA BARRANCO DE VILLACABRAS

  • Longitud: 6,6 km (3,3 km ida y 3,3 km vuelta)
  • Tipo de ruta: no es circular. Se hace el mismo recorrido a la ida y a la vuelta.
  • Dificultad: fácil. No tiene apenas pendientes. Se puede realizar en familia. Recomiendo llevar calzado de suela gruesa, pues el sendero esta lleno de piedras y puede ser incómodo andar con una suela fina.
  • Recomendación: No hay sombras durante el camino, por lo que no recomiendo realizar la ruta en verano ni en las horas centrales del día en primavera y otoño.

COMENZAMOS LA RUTA AL BARRANCO DE VILLACABRAS

Como he comentado previamente la ruta no está señalizada, por lo que nos costó un poco encontrar el inicio de la misma. Nos fuimos a la otra punta del pueblo y luego tuvimos que desandar lo caminado para ir al lado contrario. Si sois asiduos lectores del blog, podréis recordar otra ruta un tanto desafortunada donde pensamos que casi no volvíamos a casa, la ruta del tren de los 40 días (Vía Negrín). Por suerte, el único problema de la ruta de la que os hablo hoy, fue encontrar su inicio. Os lo muestro en el siguiente mapa.

La ruta comienza en el cruce de la calle Alcantarilla con la calle León. Además, os encontraréis este poste informativo, que, aunque no indica que nos dirigimos al barranco de Villacabras, os servirá como referencia para saber que vais por el buen camino.

villaconejos panel informativo
Panel informativo que encontramos al inicio de la ruta

LA CUEVA DE LOS FRAILES

A pocos metros del inicio de la ruta, a mano izquierda nos encontramos con La Cueva de los Frailes. Un lugar, actualmente en ruinas y bastante descuidado, que perteneció a los Frailes de los Carmelitas Descalzos. Usaron esta cueva como bodega donde almacenaban las tinajas de vino. Durante la Guerra Civil su uso fue muy diferente, ya que sirvió de refugio. En la puerta de la cueva se puede ver grabado el escudo de los Carmelitas Descalzas y el año 1724.

Continuamos el camino disfrutando de paisajes de olivos y de viñas, encontrándonos de vez en cuando con algún que otro senderista como nosotros. A lo largo de la ruta vais a ver diferentes bifurcaciones (sin señalizar) que nos harán dudar en nuestro camino. Mi consejo es que no toméis ninguna de ellas y sigáis en todo momento el camino principal. Sin embargo, si aún quedan dudas, lo mejor que podéis hacer es coger el teléfono móvil y poner en Google Maps “Manantial de Villacabras”. De esta forma sí que no tiene pérdida. Hay cobertura durante todo el trayecto.

manantial de villacabras villaconejos
Captura de Google Maps desde Villaconejos hasta el Barranco de Villacabras

Una vez nos acercamos a nuestro destino, el paisaje se va transformando poco a poco del color amarillo al color verde y por fin llegamos al Barranco de Villacabras.

barranco villacabras villaconejos
Vista principal del Barranco de Villacabras

ALGUNOS DATOS INTERESANTES SOBRE EL BARRANCO DE VILLACABRAS

El Barranco de Villacabras es muy antiguo: tanto que data de la era terciaria. Sus aguas han sido muy valoradas, pues durante bastantes años se vendieron como aguas medicinales especialmente orientadas a tratar afecciones de la piel. Su fama traspasó fronteras, ya que llegaron a venderse botellas hasta en Francia.

En el propio barranco se excavaron manualmente varias cuevas donde se creaban estanques para almacenar el agua. Algunas de ellas eran usadas como lugar de baño para tratar las afecciones de la piel directamente y otras servían para extraer el agua almacenado y venderlo. El barranco tuvo este uso hasta algunos años pasada la Guerra Civil. Actualmente ya no tiene este uso.

Leí en varios lugares que se podía acceder (con cuidado) al interior del Barranco y se podían ver de primera mano estas interesantes cuevas, pero a primera vista el interior parecía impracticable. Mucho me temo que Filomena tuvo algo que ver 🙁

Al llegar al Barranco podemos ver un pequeño lavadero donde aún caen aguas de este Manantial, pero por si acaso, decidimos no probarlas.

lavadero barranco villacabras villaconejos
Lavadero del Barranco de Villacabras

¡Y esto es todo por esta semana! Espero que os haya gustado la entrada de hoy y que os haya dado alguna idea sobre qué hacer en un día en Villaconejos, un lugar poco conocido de Madrid, pero perfecto para una escapada. Me despido de vosotros dejándoos una foto mía a orillas del barranco. Que tengáis una buena semana 🙂

villacabras barranco manantial villaconejos

Soy graduada en Turismo en la Escuela Univeritaria de Turismo Altamira, en Cantabria. Actualmente estoy viviendo en Madrid y trabajo en un touroperador. Me encanta viajar, y siempre que puedo hago alguna escapadita. Hasta ahora solo he viajado por Europa, pero me encantaría cruzar el charco. Mi ciudad favorita: Roma, ¡volvería mil veces! Me encantan los animales, sobre todo los gatos. Soy amante de las croquetas, de los libros y un poco adicta a Netflix. Si quieres saber más de mi, puedes visitar mi instagram 😉 @jujujudit

Cuéntanos qué te ha parecido esta entrada

¡Gracias por suscribirte!

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

PASAPORTURISTA will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.