Cantabria,  España,  Lugar con encanto

Santillana del Mar: la villa de las tres mentiras

¡Muy buenas! Esta semana te hablamos de uno de los pueblos estrella de Cantabria: Santillana del Mar. Esta villa de tinte medieval, a solo media hora de distancia de Santander, es una auténtica joya en lo que a legado histórico y natural se refiere. ¿Qué sabes de Santillana?

INFORMACIÓN

Comarca: Costa Occidental

Municipio: Santillana del Mar

Altitud sobre el nivel del mar: 82 metros

Población: 4229 (año 2020. Fuente: INE)

CÓMO LLEGAR A SANTILLANA DEL MAR

Desde Santander: Para llegar a Santillana del Mar en coche, tienes que coger la A-67 dirección Torrelavega, tomando la salida que lleva a Suances y Santillana del Mar mediante la carretera (N-611). Una vez en la localidad de Barreda, tienes que tomar la carretera (CA-131) que te llevará hasta tu destino: Santillana del Mar.

Si no dispones de coche, ¡no te preocupes! La segunda opción que recomendamos es ir en autobús, ya que, además de económico, solo tardas una media hora. Desde la estación de autobuses de Santander puedes ir en La Cantábrica, empresa de transporte que hace trayectos con paradas en Santillana del Mar o Comillas y que opera de Lunes a Sábado en los siguientes horarios.

En tren te desaconsejamos ir, pues Santillana del Mar no cuenta con estación de tren propia. Por lo que tendrás que ir hasta localidades vecinas como Barreda que sí cuentan con estaciones de FEVE. Y desde ahí coger otro medio de transporte como el autobús, tardando un poco más que si realizas el viaje directamente en autobús.

DÓNDE DORMIR EN SANTILLANA

Santillana posee una interesante y variada oferta alojativa, donde podrás elegir entre hoteles, posadas o apartamentos. En una villa como esta anclada al pasado, lo suyo es que te alojes en una de las casonas históricas que aquí se encuentran. Te proponemos las siguientes:

  • Posada la Casa del Organista: Se encuentra junto a la Oficina de Turismo y se trata de una casona montañesa del s. XVIII que ha sido restaurada con mucho encanto por artesanos y carpinteros reconstruyendo la que fuera, durante años, casa del organista de la Colegiata. De ahí el nombre que recibe. (tlf: 942 84 03 52).
  • Villa Inocencia: Otra opción muy cerca del casco histórico es esta casona centenaria que tras una larga rehabilitación, sigue conservando el encanto de las construcciones rurales de la zona. Destacamos de estos apartamentos la paz que consigue transmitir la decoración y sus encantadoras vistas. (tlf: 616 966 725).
VILLA INOCENCIA SANTILLANA DEL MAR
Detalle de un apartamento de Villa Inocencia. Fuente: villainocencia.com

DÓNDE COMER EN SANTILLANA

Ya que vienes a Santillana, te recomendamos que aproveches para comer en alguno de sus restaurantes con cocina local. Te gustarán:

  • Gran Duque: Por su cocina tradicional de calidad, basada en los recursos naturales de la región y su ambiente familiar que te harán sentir como en casa. Entre sus platos tienes que probar: sus carnes, los pescados y mariscos; así como sus postres caseros. El restaurante está incluido en la Guía Michelin y, sin duda, es uno de los mejores de la localidad. (tlf: 942 84 03 86).
  • La Villa: Por su respeto hacia la materia prima y su buen hacer, ofreciendo una gastronomía sencilla pero cuidada en la que se da especial importancia a la salud. Han sido distinguidos por elaborar toda su carta sin gluten. (tlf: 942 81 83 64).

DESCUBRIENDO SANTILLANA DEL MAR

Con permiso de otros pueblos cántabros de los que ya hemos tenido oportunidad de hablar, hoy te descubrimos, si es que aún no lo has hecho, una idílica villa empedrada junto a la que se encuentra una de las mayores y más celebres manifestaciones del arte prehistórico. ¡Hablamos de Santillana del Mar!

CALLE CANTON SANTILLANA DEL MAR
Calle del Cantón en Santillana. Fuente: santillanadelmarturismo.com

Aunque parezca recurrente decirlo debido a la distinción de Los Pueblos Más Bonitos de España, como ocurre con Liérganes o Bárcena Mayor, Santillana es probablemente el más bonito y completo de todos ellos. Por reunir riqueza patrimonial y natural en cada rincón, esta pequeña villa es historia viva y legado en perfecto e incomparable estado.

Se dice que Santillana es la villa de las tres mentiras porque no es ni santa, ni es llana ni tiene mar. Pero eso no es del todo cierto, empezando porque toma su nombre de un antiguo monasterio dedicado a la mártir Juliana (Sancta Luliana), y que hoy es la Colegiata de Santa Juliana. Los orígenes de Santillana del Mar se remontarían entonces al s. VIII, momento en que unos monjes se llevan consigo las reliquias de la mártir para asentarse en la actual Santillana.

Parador de Santillana del Mar
Parador de Santillana del Mar

Y aunque pareciera que no es llana ni tiene mar, Santillana cuenta con una privilegiada situación junto a la costa del Cantábrico que la sitúa como el punto de referencia de la región. Entorno a la villa, por tanto, confluye el mar con el característico verde norte, es decir, las rutas de senderismo con las playas que a escasos kilómetros se encuentran.


QUÉ VER EN SANTILLANA DEL MAR

Dada la grandeza del patrimonio histórico y cultural que atesora Santillana, hemos recopilado tres atractivos imprescindibles que no te puedes perder durante tu visita al pueblo más bello de España. Estos son la Colegiata de Santa Juliana, cuyo conjunto está declarado Monumento Histórico, el casco antiguo y otros lugares de interés, y la llamada Capilla Sixtina del arte prehistórico o Cueva de Altamira.

LA COLEGIATA DE SANTA JULIANA

Como ya hacíamos alusión más arriba, la que hoy conocemos como Colegiata de Santa Juliana (tlf reservas: 639 830 520) tiene su origen en la ampliación del monasterio del mismo nombre, a mediados del s. XII. Construido gracias a la contribución de un grupo de monjes, es una verdadera reliquia del románico, nunca mejor dicho, pues aquí descansan los restos de Santa Juliana.

La colegiata, que se encuentra en el mismo casco urbano, ya no alberga el antiguo monasterio al reconstruirse en estilo románico hacia el s. XII cuando se decide ampliar. Este monasterio era una construcción similar en estilo a edificaciones visigóticas o mozárabes. En la actualidad, sin embargo, podemos destacar su iglesia y el magnifico claustro en la fachada norte del conjunto.

Su fachada principal sorprende por su imponente despliegue de iconografía románica, siendo, sin discusión, una de las representaciones más importantes del románico de Cantabria. La fachada se encuentra orientada al sur y será lo primero que veas al acceder. No podrás apartar los ojos de su majestuosa portada, en la que sobresale el Pantocrátor, ubicado en el friso superior, y sus capiteles con gran variedad de motivos florales y figurados.

Con respecto al claustro del s. XII y XIII, este se encuentra situado en la fachada norte y, una vez más, vemos capiteles románicos con distintos elementos decorativos florales, geométricos y figurados. El solemne espacio se compone de arcos sobre dobles columnas, aunque también podemos encontrar pilares de cuatro columnas. Fíjate en el relieve que recoge la leyenda de Santa Juliana y el demonio. Se representan principalmente escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento.

claustro santillana del mar

Para los amantes del románico, te dejamos por aquí otro destino catalán cuyo Románico lombardo está representado en su máximo esplendor.

EL CASCO ANTIGUO

Además de la vistosa colegiata que aquí se ubica, el encanto de la villa comprende tanto brillantes ejemplos de arquitectura civil, como construcciones más sencillas, con un elevado valor histórico igual de significativo. Santillana te transporta de tal manera al medievo y el Renacimiento, que fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1943.

La mayoría de los edificios del casco histórico son de los siglos XIV al XVIII y se erigen bajo el inconfundible adoquinado de Santillana. De la Santillana Medieval destacan la Torre de Don Borja y la torre del Merino, ambas ubicadas en la antigua plaza del mercado, de estilo gótico y carácter militar. La primera es la actual Fundación Santillana y se ha reconvertido en centro cultural. La Torre del Merino o La Torrona, por su parte, también está destinada a fines culturales y fue vivienda y torre defensiva del Merino Mayor de las Asturias de Santillana.

torre don borja santillana del mar
Torre de Don Borja

Otro edificio singular fruto del resurgimiento de Santillana como villa es el palacio barroco de los Velarde o de las Arenas, por encontrarse en la plaza de las Arenas, edificado por Antonio Velarde en el s. XVI en estilo renacentista.

No te puedes perder tampoco los numerosos ejemplos de casonas montañosas de la época: la Casa-Palacio de infinitos nombres: Peredo-Barreda o Palacio de Benemejís (actual sede de la Fundación Caja Cantabria), la de los Villa, la de los Bustamante o la de los Tagle, todas construidas entorno a los siglos XVII y XVIII.

palacio peredo santillana
Palacio de Peredo. Fuente: santillanadelmarturismo.com

En la web oficial de Turismo de Santillana del Mar puedes consultar dos rutas monumentales dependiendo de la época y el patrimonio histórico que quieras conocer. ¡Echa un vistazo!

LA CUEVA DE ALTAMIRA: UNA EMINENCIA EN EL ARTE RUPESTRE

Por último, pero no por ello menos importante, dedicamos un espacio a la célebre Cueva de Altamira como icono cultural atemporal. Altamira se ubica a unos 2 km de Santillana. Y aunque ya hemos visto que Santillana es mucho más, gran parte del protagonismo que hoy recibe se lo debe al hallazgo en 1879 por D. Marcelino Sanz de Sautuola en una de sus excavaciones dando con una impresionante manifestación del arte rupestre paleolítico.

santillana del mar altamira
Bisonte de la Cueva de Altamira. Fuente: turismodecantabria.com

La Sala de los Policromos es, sin ninguna duda, lo más conocido de Altamira en lo que a Arte Paleolítico mundial se refiere; ganándose el apelativo de la Capilla Sixtina del arte rupestre. En dicha sala se encuentran los famosos bisontes polícromos que seguro que habrás visto en algún libro de historia, además de centenares y diversos caballos, ciervos, signos y manos. Los motivos más antiguos parecen situarse en torno al 14.500 antes del presente (Magdaleniense inferior).

La importancia y el impecable estado de conservación de Altamira permitieron que la UNESCO la inscribiera en la Lista de Patrimonio Mundial en 1985. A pesar de la indudable calidad del hallazgo, su reconocimiento vino tiempo después, cuando en Europa también se hallaron otras cuevas; alcanzando así la consideración universal.

A día de hoy la cueva no se puede visitar, y la única manera de conocer Altamira es visitar su Museo a través de su réplica, la Neocueva, a pocos metros de la cavidad original. La cueva ficticia es una reproducción tridimensional que recrea con absoluto rigor científico el espacio que en 1879 descubrió Sautuola.


Y hasta aquí la entrada de esta semana. ¿Conocíais Santillana del Mar? Esperamos que al menos os hayamos ayudado a viajar un poquito, aunque sea online 😛 Si estas pensando ya tus vacaciones de verano y tu destino es Cantabria, te animamos a visitar nuestra página dedicada a la Tierruca, donde encontrarás un montón de ideas que seguro que te servirán.

¡Nos leemos la semana que viene!

¡Hola! Soy Marina y nací en noviembre del 94 en Madrid. He vivido en Madrid hasta ahora, por lo que me siento muy unida a la ciudad. Quién me conoce mejor sabrá, sin embargo, que me gustaría vivir fuera un tiempo. Me gradué en 2016 en Turismo por la Universidad Complutense de Madrid, y desde entonces he formado parte de este polivalente sector. No entiendo viajar como una mera afición. Me gusta pensar que es mucho más que eso. Me apasiona la gastronomía, y en mi tipo libre me encontraréis en algún restaurante seguro. En instagram me podéis encontrar como @mrnsoto, en donde suelo compartir mucho contenido cuando viajo.

Cuéntanos qué te ha parecido esta entrada

¡Gracias por suscribirte!

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

PASAPORTURISTA will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.