España,  Tarragona

Montblanc: Algo más que una historia de Dragones.

¡Buenos días! Esta semana visitamos la villa ducal de Montblanc, un lugar mágico donde nace la leyenda de Sant Jordi. Pero además de leyendas, Montblanc tiene una amplia e interesante historia. Años y años han dado como fruto una villa llena de vestigios que nos trasladan a tiempos pasados.

INFORMACIÓN

Comarca: Conca de Barberà

Provincia: Tarragona

Altitud sobre el nivel del mar: 366 metros

Población: 7356 (INE 2020)

¿CÓMO LLEGAR A MONTBLANC?

Si quieres ir en autobús desde Tarragona, puedes hacerlo con la compañía de Autobuses Plana tomando el autobús dirección Valls, Barberà, Vimbodí.

Por otro lado, si prefieres el tren tienes las siguientes opciones:

  • Desde Lleida-Pirineus hasta Montblanc la líneas R13 y R14.
  • Desde Barcelona Passeig de Gràcia hasta Montblanc, las mismas líneas.

¡Ojo! que no todas las frecuencias hacen esa parada en Montblanc.

HISTORIA DE MONTBLANC

Toponímia / Etimología

La villa debe su nombre al montículo o cerro situado en el casco antiguo, conocido como Pla de Santa Bárbara. Esta colina o monte (mont, en catalán) no era cultivable, era considerado muy poco fértil, al igual que un páramo (o albis –blanch-, en catalán medieval). Así nace el Montis Albis y la unión de ambos motes dio el nombre de Montblanch (En castallano y catalán medieval). Actualmente se escribe sin h final, ya que son sonidos sordos en la normativa catalana, al igual que ocurre con Vic (Vich).

Prehistoria

En cuanto a la prehistoria de Montblanc, podemos destacar unas pinturas y restos paleolíticos que se han encontrado dentro del municipio. Son un total de once conjuntos de pinturas rupestres. Este conjunto de cuevas han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 1998.

Edad Antigua

Entre los siglos IV y II a. C., existe constancia de un poblado de la tribu íbera de los cosetanos en el Pla de Santa Bárbara. También se han encontrado rastros se asentamientos romanos durante los siglos posteriores.

Edad Media

Los restos encontrados durante el periodo de los visigodos (tribus de pueblos germanos) y los sarracenos (tribus árabes de la parte occidental de Arabia) son bastante escasos. En los siglos IX al XI esta zona de la provincia se convierte en Tierra de Nadie, ya que era frontera entre los árabes y los cristianos.

Durante el avance del cristianismo, el conde de Barcelona, Ramón Berenguer II, creó el poblado de Duesaigües (Dos aguas sería la traducción) por situarse entre la confluencia de los ríos Anguera y Francolí.

El conde Ramon Berenguer IV, con el fin de favorecer la repoblación de la Cataluña Nueva, otorgó exenciones de impuestos a algunas poblaciones, entre las que se encuentra la protagonista de la entrada de hoy. Entonces, fue en el año 1155 cuando Duesaigües pasó a llamarse Vilasalva (Villa Salvada, de impuestos).

En 1163 se fundó la ciudad de Montblanc ya que el Rey Alfonso II necesitaba fortalecer el camino de Tarragona a Lleida, por lo que le otorgó una carta de población a Pere Berenguer de Vilafranca. Tras el rápido crecimiento de la población, en 1170 ya se documentaba el castillo en lo alto de la colina, y la iglesia románica dedicada a Santa María.

El escudo más antiguo de Montblanc data de 1287 y, por el tratado de Olorón se autorizó a cinco poblaciones del reino que tuviesen sello: fueron Montblanc, Barcelona, Huesca, Lleida y Cervera. Durante este tiempo, la población adquiere gran importancia, y se empiezan a construir importantes edificios civiles y religiosos, la judería, etc.

En el siglo XIV, Montblanc llegó a ser la séptima ciudad de Cataluña en número de habitantes.

Edad Moderna (Siglos XV-XVIII)

A finales del siglo XV, Montblanc entró en decadencia debido a varios infortunios, tales como las malas cosechas, epidemias y la guerra civil catalana, que acabaron con el progreso y el crecimiento de la villa afectando gravemente a los edificios y murallas. Durante el siglo XVI hubo una leve mejoría que no duraría mucho tiempo.

En el siglo XVII, durante la Guerra de los Segadores se destruyó parte de la muralla, se bombardeó la fachada de la iglesia de Santa María y varios archivos acabaron por quemarse. La villa fue saqueada y hubo incendios que acabaron con la grandeza de Montblanc, perdiendo así su peso político y económico.

El siglo XVIII hubo una mejora en Montblanc gracias al desarrollo agrícola, además se vivió una explosión demográfica, llegando a crecer un 300%. 

Edad Contemporánea (Siglos XIX-Actualidad)

La actividad económica se multiplicó, se fue sustituyendo el cultivo de cereales por la viña. Además, durante este siglo hubo un desarrollo de las comunicaciones y la llegada del ferrocarril.

Montblanc consiguió el máximo histórico de población en el año 1860 con 6.628 habitantes durante el período denominado como la Fiebre de Oro. Aunque en la década de 1970 supuso otro crecimiento demográfico debido a la instalación de varias industrias.

Con el comienzo de la democracia, el municipio comenzó a restaurar los monumentos de la ciudad.  Iniciándose así en el año 2000 una apuesta por el turismo como pilar económico de la ciudad.

¿QUÉ VER EN MONTBLANC?

Para saber qué visitar, me acerqué a la oficina de turismo que esta al lado de un bonito edificio industrial. Y para la visita me basé prácticamente en seguir el camino que me marcaba el mapa. (muy bien organizado). Aunque no comentaré todo lo que hay en el mapa, sí que os mencionaré los lugares que a mí me parecieron más relevantes y bonitos.

Al costado de la oficina de Turismo

Antes de nada, mencionar que el casco histórico fue declarado conjunto histórico-artístico en 1948.

Església de Santa Maria la Major

Iglesia Santa Maria la Major

La iglesia de Santa María la Mayor de Montblanc también conocida como La Catedral de la Montaña es una iglesia de estilo gótico (siglo XIV). Está situada en la parte más elevada del casco histórico, lugar donde antiguamente había una iglesia románica, que se quedó pequeña en el siglo XIII debido al crecimiento demográfico. 

La obra se hizo en diferentes tramos debido a la Peste Negra que desoló a Europa en el siglo XIV. En el siglo XV volvería la normalidad al lugar hasta la llegada de la Guerra civil catalana, cuando dieron por finalizada la obra por no haber fondos en las arcas municipales. La fachada gótica se destruyó durante la Guerra de los Segadores (1651) y se sustituyó por una preciosa fachada barroca del siglo XVII.

Por lo tanto, observamos una iglesia gótica inacabada con fachada de proporciones renacentistas y ornamentación barroca y con algún elemento gótico que se salvó de la guerra de los Segadores. Un dato interesante es que desde el año 1793, contaba con la Seny Gros, la campana más grande de toda la Archidiócesis de Tarragona.

Interior de Santa Maria la Major

En el interior tenemos un increíble órgano barroco de 1607, uno de los mejores conservados de Cataluña. El interior parece haber sido concebido para una catedral, con una larga nave con bóvedas de crucería. Además, cuenta con interesantes obras de arte y con varias esculturas talladas en madera policromadas y retablos que datan desde el siglo XIV al XVI.

El rosetón no es tan imponente como la catedral de León, pero las vidrieras son realmente espectaculares.

Para mí es imprescindible pagar los (creo) 3€ de entrada que cuesta para ver el centro religioso. Además, con la misma entrada puedes subir al campanario. El edificio es espectacular tanto por fuera como por dentro, por lo que es totalmente recomendable verlo.

Convent de Sant Francesc de Montblanc

Convento de Sant Francesc

El Convento de San Francisco de Montblanc fue un convento franciscano donde se dice que vivió San Francisco de Asís entre 1211 y 1214, cuando peregrinaba a Santiago de Compostela.

Este edificio situado fuera del recinto amurallado es uno de los conventos más antiguos de Cataluña. Se cree que fue fundado en el siglo XIII. La nave esta cubierta de madera y tiene un presbiterio abovedado de crucería de piedra. Esta variedad arquitectónica, como veremos, es probablemente la más genuina de la orden del temple (los templarios). Una pequeña anécdota es que en 1414 se celebraron en este convento las Cortes Catalanas que presidió el rey Fernando I de Aragón.

Església de Sant Miquel

Iglesia de Sant Miquel

La Iglesia de San Miguel data del siglo XIII, salvo las cinco capillas privadas de estilo gótico que se construyeron entre los siglos XIV y XV. Es una iglesia de una única nave, sin ábside y con cubierta de madera e importante artesonado (techumbre de madera decorada). La fachada del edificio es de estilo románico y el interior (que no pude ver) gótico.

Su construcción fue debido a que la Iglesia de Santa María se quedó pequeña. Esta pequeña iglesia fue sede de las Cortes Catalanas, en los años 1307 y 1370. Durante el siglo XVIII siguiendo la moda barroquizante, el interior de la iglesia tapó el artesonado medieval. Durante el siglo XIX sufrió varios saqueos que dañaron su estructura y se perdieron los retablos que había en el interior. 

El Palau Reial

El Palacio Real es un edificio de estilo gótico construido entre los siglos XIII y XIV con fachada de sillares. Este edificio fue residencia ocasional de los reyes de la Corona de Aragón. Actualmente es una edificio de propiedad privada, y desgraciadamente se nota que ha sufrido numerosas reformas con varias modificaciones de los ventanales.

Palau Reial

El Palau Alenyà

Palau Alenyà

Este edificio, declarado Bien de Interés Local, se trata de un edificio gótico del siglo  XIV , que perteneció a la familia Alenyà, posteriorente a la familia Conesa y, durante los siglos  XVII al XIX, a los Aguiló. En el año 1822 se produjo un gran incendio y por este motivo también pasó a ser conocida como la “Casa Quemada los Aguiló“.

La fachada está hecha con sillares de cantería y muestra cuatro ventanales tripartitos y un gran portal. En el primer piso hay una galería porticada, del siglo  XVI. y una sala que contiene el antiguo artesonado policromado de época medieval. La rehabilitación de 1999 la adaptó como sede del Consejo Comarcal, que modificó muchas de las reformas que la habían alterado a lo largo del tiempo.

Plaça Major de Montblanc

Plaza Mayor de Montblanc

La plaça major de Montblanc es unos de los lugares más emblemáticos de la villa y, durante muchos siglos, su centro neurálgico y el lugar donde se celebraba el mercado. Esta plaza esta protegida como Bien de Interés Local. Se trata de una plaza con calles porticadas de gran interés artístico por su buena conservación y unidad estilística. Además, esta rodeada de algunos de los edificios más interesantes de Montblanc.

Casal Desclergue

Casal Desclergue

Esta edificación protegida como Bien de Interés Local data del año 1575 . Destaca por los pisos superpuestos en tres alturas. Siendo la base del edificio una calle porticada, y el primer piso consta de un balcón con dos puertas a cada costado del escudo nobiliario, que es el punto central del edificio.

Este edificio fue habitado por diferentes personalidades: primero fue residencia de Veguer, en el 1730 pasó a manos de la familia de los Desclergue, y posteriormente sería propiedad del Doctor en derecho Antón Tomàs. Durante el siglo XIX se convirtió en una cafetería popular. Y ya en 1974, con la amenaza de desplomarse se rehabilitó, actualmente es sede del Banco BBVA.

Font Major

Fuente Mayor

Situada en un brazo saliente de la plaza mayor, la Fuente Mayor se construyó a finales del siglo XVIII debido a una epidemia. Como prevención, recondujeron el agua de otra fuente hacía este punto, en el que se aprovechó el espacio vacío que dejó una casa en ruinas. La fuente fue reconstruida en estilo neoclasicista en el siglo XIX.

La fuente tiene tres puntos de salida del agua y un abrevadero adosado cuyas dimensiones fueron reducidas en 1928. En la parte superior esta el escudo de España esculpido en piedra flanqueado por los de Cataluña y de Montblanc.

Porxos de Cal Malet

Porxos de Cal Malet

En los porches de Cal Malet, del siglo XVIII, se encontraban las medidas oficiales de la Villa, es decir, las cuarteras (una unidad de medida antigua, en la que se distinguía según qué se había de medir y en qué territorio) estos porches tuvieron una vida útil desde 1752 hasta 1905. También había 3 cuartones de piedra para medir el grano. Además, ahí tenemos también otro escudo De la Villa. Un dato curioso es que las cuarteras de piedra se dieron en muy pocos pueblos de Cataluña, siendo Montblanc uno de los pocos en conservarlo.

Ajuntament de Montblanc

La construcción del que hoy en día es el Ayuntamiento, se inició en los siglos XIII y XIV. Debido a las guerras quedó muy deteriorado, por lo que en 1979 se restauró la fachada y se descubrió una ventanal gótico que aún se conserva y se reformó entero en el año 2001, respetando la fachada y los arcos. En la parte baja vemos unos arcos apuntados y un mural sobre sucesos históricos ocurridos en Montblanc, el balcón, la portada de entrada y la galería son posteriores, exactamente del siglo XVII.

Carrer dels Jueus

Calle de los Judios

Esta encantadora y pequeña calle fue declara de Bien de Interés Local. Los judios se establecieron en Montblanc en el siglo XIII, por lo que la construcción del Call (nombre que reciben las juderías Catalanas, valencianas y baleares, que significaría pequeña calle o callejón.) data de esta época.

Antiguamente el Call tenía tres portales de acceso, una sinagoga, un cementerio situado en los extramuros y diferentes comercios. Actualmente queda una calle que conserva un pequeño arco medieval. El barrio estaba compuesto de una 70 familias.

Los judíos sufrieron diversos saqueos ya que, como en toda Europa, no acababan de ser aceptados. Por una lado, por motivos religiosos, pero sobre todo por motivos materiales (la envidia). A finales del siglo XV, con el inicio de los procesos inquisitoriales, los judíos huyeron en masa.

Pla de Santa Bàrbara

Pla de Santa Bàrbara

Este lugar es el punto más elevado de Montblanc y sin lugar a dudas recomiendo visitarlo ya que desde aquí podemos ver toda la villa. Diversas excavaciones indican que se trata de los restos de un poblado ibérico (la tribu de los cosetanos).

Este lugar fue el que dio nombre a Montblanc, que ya hemos explicado al contaros la historia.

Casal dels Josa

Casal dels Josa

El Casal de los Josa es un edificio gótico que data del siglo  XIII y que actualmente alberga la sede Museu Comarcal de la Conca de Barberà. Este edificio ha sufrido varias modificaciones, sobre todo en el siglo  XVIII , como podemos ver en la fachada principal con puerta adintelada y balcones de hierro forjado. Se cree que estaba relacionado con la curia eclesiástica, en concreto con los escribanos.

El Pont Vell

El Puente viejo es un puente medieval de estilo románico, construido en el siglo  XII. Conserva su estructura románica con contrafuertes de sillares, cuerpo central y cuatro arcos. Cuando llegué al puente, vi que estaba bastante deteriorado, por culpa de una gran riada en el año 2019.

Antiguamente en los extremos del puente había dos arcos, uno con el escudo de villa y el otro con la figura de un ángel que fueron destruidos en el siglo XIX para dar mejor paso a los carruajes.

Palau-fortalesa del Castlà

Este edificio militar tiene forma cúbica y ángulos redondeados por cuestiones defensivas. Se trata de un palacio-fortaleza de estilo gótico tardío, construido en el siglo XV, después de la Guerra Civil Catalana. Fue la sede del Castlà, representante militar del rey. Durante las guerras carlistas la estructura quedó dañada debido a que la parte baja del edificio se convirtió en una prisión.

Lo más destacable del edificio es la fachada con una gran puerta adintelada, donde se pueden ver ventanales renacentistas y dos grandes gárgolas.

Recinto amurallado de Montblanc

Recinto amurallado de Montblanc

El recinto amurallado de Montblac es del siglo XIV y esta formado por el conjunto de torres, portales y murallas que rodean el núcleo histórico de la villa de Montblanc.

La muralla tiene un perímetro de 1.500 metros, con una treintena de torres. El material utilizado fue piedra, argamasa y tapia en algunos lugares. Antiguamente sólo había cuatro portales de entrada situados según los puntos cardinales: el portal de Sant Antoni, el portal de Sant Francesc, la torre-portal de Sant Jordi y la torre-portal de Bové. 

Debido al gran número de conflictos bélicos durante los siglos XV y XVIII el recinto perdió su funcionalidad defensiva y decidieron arrendar las torres. La construcción de inmuebles aprovechando la muralla dejó el recinto en malas condiciones. No fue a partir de 1971 cuando comenzó la recuperación de los mismos.

Torre-Portal de Sant Jordi

Torre Portal de Sant Jordi

De todas las torres, es sin duda alguna esta la que más me ha gustado, por su simbolismo. Además, es una de las que están mejor conservadas..

Existe un mosaico conmemorativo que cuenta la leyenda acerca de que aquí fue donde Sant Jordi mató al dragón. Siguiendo esta antigua tradición, cada año, y coincidiendo con la festividad de Sant Jordi / San Jorge (el 23 de abril) se revive la época medieval con la celebración de la Semana Medieval.

También me pareció curioso, y muy bonita, una valla forjada con una rosa, una cabeza de dragón y una espada, en una clara referencia a la historia de Sant Jordi que explicaré más adelante.

MUSEOS

En el pueblo puedes encontrar varios museos, yo tenía interés en ver un par de ellos, pero debido al COVID-19 los horarios de apertura eran muy reducidos y por tiempo no me fue posible. Los museos mas interesantes eran los siguientes:

Centre d’Interpretació de l’Art Rupestre

El Centro de Interpretación de Arte Rupestre (CIAR) esta situado en el que en su día fue el antiguo edificio de la cárcel nueva de Montblanc. Es un referente en investigación, conservación y estudio del arte rupestre de las montañas de Prades, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. 

Horario:
Lunes a viernes de 9:00 h a 14:00 h.

Precios:

  • General: 3€
  • Entrada Reducida: 2€ (6-14 años)
  • Entrada Gratuita: < 6 años.

Museu Comarcal de la Conca de Barberà

El museo Comarcal de la Conca de Barberà explica la evolución histórica que ha vivido la cuenca. El museo se divide en tres plantas:

  1. La Planta Baja: Muestra etnográfica de los oficios tradicionales de la Cuenca.
  2. La 1ª Planta: Recorrido por la prehistoria de la Cuenca y también incluye el contacto con los primeros colonizadores de la Península Ibérica: íberos, fenicios, griegos y romanos.
  3. La 2ª Planta: Habla sobre el periodo vivido en la época moderna y contemporánea, y añaden información de la cultura popular.

Horario:

Los horarios dependen de la época del año. Actualmente son los siguientes:

  • Martes a jueves de 10:00 h a 14:00 h
  • Viernes de 10:00 h a 14:00 h / de 17:00 h a 19:00 h
  • Sábado de 10:00 h a 14:00 h / de 16:00 h a 19:00 h
  • Domingo de 10:00 h a 14:00 h

Precios:

  • Mismas condiciones que el museo anterior

Museu del Pessebre de Catalunya

Museo del Pesebre de Cataluña

Existe un museo del pesebre en tierras donde es típico el caganer. Además, el edificio por fuera es bastante original, y por dentro se pueden ver diferentes exposiciones según la planta en la que te encuentres.

  1. La Planta Baja: Exposición de pesebres de Montblanc y de la Federación Catalana de Pesebristas.
  2. La 1ª Planta: Exposición de Calvarios
  3. La 2º Planta: Exposición monográfica de Joan Mestres.

Horarios:

  • Laborales: Reservando
  • Sábados de 11:00 h a 14:00 h / de 17:00 h a 19:00 h
  • Domingos de 11:00 a 14:00 h

Precios:

  • General: 4€
  • Reducida: 3€
  • Gratuita: < 12 años.

Otros Museos

Además de estos museos, quizá te puedan interesar los siguientes:

  • Molins de la Villa (Molinos de la Villa) si eres fan de los molinos hidráulicos no dudes en visitarlo, además en Pasaporturista somos tan fan de los molinos, por lo que sin duda alguna te recomendamos que te leas el post dedicado en exclusivo a los Molinos en España.
  • Museu d’art Frederic Marès (Museo de Arte Frederic Marès) Se trata de una colección de obras pictóricas y esculturas de motivo religioso que el artista donó a su villa. El conjunto va desde obras medievales hasta sus propias pinturas.
  • Museu de Palau Ferré (Museo de Palau Ferré) Se trata del museo de Palau Ferré: un pintor, escultor y ceramista. Se formó en la Escuela Superior de Bellas Artes Sant Jordi de Barcelona.
  • Museu del vi (Museo del vino)

La leyenda de Sant Jordi

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo, en las murallas de Montblanc vivía un feroz dragón que atemorizaba a los habitantes de la Villa. Para evitar las fechorías del dragón, se sorteó entre la población dar de comer una persona al día, incluida la familia real, con la mala suerte de que acabaría por llegarle el turno a la princesa.

Cuando la princesa abandonó su hogar y se dirigió hacia el dragón, en el momento que iba a ser engullida, apareció un caballero de blanca armadura llamado Sant Jordi (San Jorge), que salvó a la princesa alzando su espada y atravesando al dragón hasta herirlo de muerte. De la sangre del dragón nació un rosal de rosas rojas, de la que Sant Jordi arrancó una y se la ofreció a la princesa.

Desde entonces cada 23 de abril (Sant Jordi) se mantiene la tradición catalana en la que los hombres regalan una rosa a su amada. Además se celebra la Semana Medieval de la leyenda de Sant Jordi, que ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Placa en la Torre-Portal de Sant Jordi

¿Quién era Sant Jordi?

El caballero Jordi o Jorge existió. Fue un soldado romano (nacido en lo que hoy en día sería Grecia) ejecutado en Nicomedia (provincia de Bitinia, Imperio romano) por profesar la fe cristiana. Como murió defendiendo su religión se le considera un mártir. Por dicho motivo, la iglesia acabaría por convertirlo en Santo.

Fue un personaje tan popular durante la Edad Media, que es uno de los Santos más venerados, tanto en la religión cristiana, como en la musulmana e incluso en algunas afroamericanas. Murió el 23 de abril del año 303.

Este santo es o ha sido santo patrón de numerosos países del mundo. En España es patrón de Cataluña, Aragón y Castilla y León. Además de pueblos de Cáceres, País Vasco, La Rioja, Asturias y Castilla-la Mancha.

¿Por qué una rosa?

A parte de la creencia popular de que la rosa se regala por la historia de Sant Jordi, la tradición también puede estar ligada a la feria de las rosas que se realizaba desde el siglo XV durante la festividad de Sant Jordi en Barcelona. Dicha feria tenía lugar en el Palau de la Generalitat, donde acudían prometidos y matrimonios que se obsequiaban con ella.

¿Por qué un libro?

En cuanto al hecho de regalar un libro, la tradición es algo más corta. El valenciano Vicente Clavel, propuso en 1923 a la Camara Oficial del Libro de Barcelona y al Gremio de Editores y Libreros celebrar el 7 de Octubre un día para promover la lectura y venta de libros. Tras su aprobación en Cataluña, Clavel hizo el mismo proceso en Madrid. El rey Alfonso XIII aprobó y firmó el Real Decreto por el que se estipulaba que el 7 de octubre se conmemoraría el nacimiento de Cervantes con una fiesta dedicada al libro.

En 1929, esta maravillosa idea fue expuesta internacionalmente en la Exposición Internacional de Barcelona, que sin duda alguna fue todo un éxito.

No obstante, surgió la polémica en torno al día elegido. Por una lado, no se sabía con seguridad el nacimiento de Cervantes, a diferencia que la fecha de su muerte. Por otro lado, por cuestiones prácticas y debido a que la celebración era en actos al aire libre, la primavera era una fecha más apropiada.

Fue en 1930, cuando se acordó trasladar definitivamente al 23 de abril la Fiesta del Libro. Coincidiendo con la muerte de Cervantes y Shakespeare. En 1995, el gobierno de España presentó a la UNESCO la propuesta para celebrar mundialmente el Día del Libro, que fue aprobado ese mismo año.


Y hasta aquí la entrada de esta semana. Esperamos que os haya parecido, cuanto menos, interesante. ¿Lo conocíais?

¡Nos leemos!

Soy Isaac, un milenial del año 91. Nacido en la maravillosa y espectacular Cantabria, lugar donde me formé como turismólogo, actualmente estoy residiendo en la provincia de Barcelona y tengo un master para el profesorado obtenido en Madrid. Para que sepáis un poco de mí, he de informar que me encantan los animales, la gastronomía (en especial los postres), el ecologismo y la política. Además, me gusta conocer nuevos destinos y culturas. Para saber un poquito más de mí, no dudes en seguirme en las redes sociales. @izzyperaza ¡Un abrazo!

Cuéntanos qué te ha parecido esta entrada

¡Gracias por suscribirte!

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

PASAPORTURISTA will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.