El molino: un elemento clave en la España rural

¡Buenos días! Esta semana vamos a hablar de un elemento que hace años era muy importante, ( en muchas ocasiones imprescindible, en la economía de cualquier pueblo: el molino. Estoy segura de que, si eres un asiduo lector de Pasaporturista ;), has podido leer sobre molinos en muchas de las entradas que ya hemos publicado. Esta vez queremos dedicarle al molino la importancia que se merece y dedicarle una entrada exclusiva. Si te apetece saber más sobre molinos… ¡sigue leyendo!

Molinos de Campo de Criptana

¿DÓNDE HAY MOLINOS?

A pesar de lo que podemos pensar al ver la foto superior, no sólo hay molinos en La Mancha, sino que podemos encontrar molinos por toda España. León, por ejemplo, es una de las provincias con más molinos de todo nuestro país. Además, hay diferentes tipos de molino dependiendo de la energía que utilicen para poder funcionar y moler (viento, agua de río, agua de mar…). Pero no adelantemos acontecimientos… vamos a empezar por el principio:

¿QUÉ ES UN MOLINO?

Lo primero que tenemos que tener claro es la función que tiene un molino. Como su propio nombre indica, un molino sirve para moler. En la mayoría de los pueblos de España se molía trigo, centeno, cebada y maíz para elaborar harina o alimentos para el ganado; pero también se podían moler lino y aceitunas para elaborar aceite de linaza y de oliva respectivamente.

Estamos hablando de hace muchos años, tantos que aún no existía la electricidad. Por ello, había que buscar fuentes de energía para poder moler los productos: esta energía podía ser el viento, el agua, la fuerza animal o la propia fuerza humana. Dependiendo de la energía utilizada, podemos dividir los molinos en diferentes tipos.

¿CÓMO FUNCIONA UN MOLINO?

Todos los molinos tienen, salvo algunos detalles, el mismo mecanismo. Por lo tanto, si entendemos como funciona uno de ellos, entenderemos como funcionan todos.

Como breve resumen del funcionamiento de un molino, podemos decir que se compone de dos ruedas de piedra: una fija y otra que gira. Entre ambas, poco a poco, se va introduciendo el grano y se va moliendo, generando así el aceite o la harina.

A continuación podéis ver un breve video donde se explica el funcionamiento de un molino, en este caso de agua. En él, vais a poder conocer los diferentes elementos que lo componen y podréis entender cómo funciona.

¿CUÁNTOS TIPOS DE MOLINO HAY?

Aunque existen muchos tipos de molino, a continuación vamos a describir los más utilizados en nuestro país.

MOLINOS HIDRÁULICOS

Los molinos hidráulicos son todos aquellos que utilizan el agua para obtener energía. Podían ser de rueda vertical o de rueda horizontal, como podemos ver en las siguientes imágenes.

Molino rueda vertical. Fuente: urbipedia
Molino de rueda horizontal. Fuente: https://segoviaaldia.es/

La diferencia a la hora de utilizar una rueda u otra, era la fuerza de la corriente donde se ubicase: la rueda vertical requiere de mucha fuerza para moverse, por lo que la corriente de agua donde se ubique tiene que ser muy fuerte. Por el contrario, la rueda horizontal (o rodezno) se adapta a corrientes de agua con menos fuerza. Además, los molinos de rueda vertical requerían de mucho mantenimiento y eran mucho más costosos que los de rueda horizontal. Por todo esto, los molinos de rueda horizontal han sido los más utilizados en España.

Esquema de los elementos de un molino hidráulico. Fuente: http://contenidos.educarex.es/

Dentro de los molinos hidráulicos encontramos a su vez las siguientes categorías:

RASTRERO

Los molinos rastreros son los molinos de agua de menor tamaño, ubicados en pequeños regueros. Podemos encontrar muchos ejemplos de este tipo en León, en concreto en pueblos como San Feliz de las Lavanderas o Pobladura de la Sierra.

Los molinos rastreros sólo funcionaban en época de lluvias, cuando los riachuelos o pequeños ríos tenían presión suficiente para poder generar energía y moler.

En las imágenes superiores podemos ver el exterior y el interior de un molino rastrero ubicado en San Feliz de las Lavanderas, en León.

MAQUILERO

Al contrario que los molinos rastreros, los molinos maquileros son de gran tamaño. Se caracterizan por acumular grandes cantidades de agua tras unas compuertas. El canal que dirige el agua del río hasta el depósito ubicado tras estas compuertas se llama caz (en León llamado zaya). Cuando el depósito está lleno, las compuertas se abren y el agua sale con mucha presión, lo que proporciona la energía necesaria para moler.

En los molinos maquileros el molinero vivía en el propio edificio, y hacía de él su negocio: podían ir otras personas a moler allí sus productos a cambio de grano o de dinero. Este pago recibía el nombre de “maquila“, de ahí la denominación de molino maquilero.

Este tipo de molinos, al ser de mayor tamaño que el resto, podían tener varias piedras: cada una de ellas de usaba para moler un producto diferente.

EL MOLINO DE CUBO

El molino de cubo se caracteriza por tener como añadido una construcción de piedra con forma de cilindro donde se acumulaba el agua. El agua entraba por un orificio superior y salía por uno inferior, de tal manera que la presión con la que salía el agua era bastante mayor que si no estuviera ahí el cubo. Gracias al cubo, se podía obtener energía extra para poder moler en aquellos lugares donde la presión del agua no era tan fuerte.

Imagen: esquema de un molino de cubo. Fuente: http://olmo.pntic.mec.es/

EL MOLINO DE MAREAS

Este tipo de molinos, en vez de ayudarse del agua de río para obtener energía, se ayudaban del agua de mar. La subida y la bajada de las mareas generaba la presión suficiente para poder hacer funcionar el molino. Podemos encontrar muchos molinos de este tipo en el norte de España: por ejemplo en Galicia o en Cantabria.

Molino de mareas Pozo de Cahón, A Coruña. Fuente: https://www.turismo.gal/

MOLINOS DE VIENTO

Los molinos de viento, como su propio nombre indica, se aprovechan de las fuertes corrientes de aire para generar la energía para moler. El viento mueve las aspas y estas a su vez hacen girar la rueda que pone en funcionamiento el molino.

Un claro ejemplo de molinos de viento son los que encontramos en Campo de Criptana, en Ciudad Real. También añadimos una foto en la que se puede ver cómo sería el interior de uno de estos molinos. La hemos obtenido de Planesconhijos.com

Restos de un molino de viento en Lagunas de Somoza, León

MOLINOS DE SANGRE

Donde no había ríos, ni mar, ni fuertes corrientes de aire para poder obtener energía para moler, se optaba por la ayuda de la fuerza animal. En el caso de los molinos de sangre, el molinero se ayudaba de burros o mulas que caminaban en círculos haciendo girar la rueda y molían así el grano, el lino o la aceituna. Este tipo de molinos eran mucho menos productivos que los de aire o los de agua.

Como curiosidad, en los molinos de sangre se molía sobre todo lino y aceitunas.

Molino de Sangre. Fuente: https://web.conselldemallorca.cat/es/-/molins-de-sang

LOS MOLINOS: LUGAR DE ENCUENTRO SOCIAL

Antiguamente, ir a moler era considerado una actividad social. Los grandes molinos (como por ejemplo los molinos maquileros) tenían una especie de “sala de espera” donde se socializaba con el resto de personas que estaban esperando al calor de la chimenea. Seguramente los cotilleos y las habladurías eran los temas principales.

El oficio de molinero era siempre llevado a cabo por hombres. Había que tener una buena forma física para mantenerlo y se consideraba que las mujeres no la tenían, por mucho que supieran cómo funcionaba el mecanismo. Asimismo, las personas que iban a los grandes molinos a moler también eran hombres, pues en ocasiones, los molineros tenían cierta fama de estafadores y había que estar muy atentos a la hora de pagar la maquila para que no se cobrase de más. Parece ser que las mujeres eran susceptibles de ser timadas y por eso iban tan sólo los maridos o los hijos mayores.

EL MOLINO DEL JUNQUILLO

Fachada del molino del Junquillo

Viajamos a Val de San Lorenzo, en León, para conocer el molino del Junquillo. Se trata de un molino maquilero (seguro que ahora ya sabéis a qué tipo de molino nos estamos refiriendo :)) del siglo XVIII. Este molino tuvo en funcionamiento hasta tres piedras, y además es el único molino de toda la zona que tiene dos sistemas diferentes de molienda: la molienda alta y la molienda vulga.

Lamentablemente, su estado de conservación hoy en día es pésimo. Para remediarlo, se está llevando a cabo una campaña de crowfunding para su restauración llevada a cabo por nuestro compañero Abel. Ya falta muy poquito para llegar a la cifra necesaria para empezar con la rehabilitación. A continuación os dejo un video del molino del Junquillo para que podáis conocer mejor este edificio histórico.

Después de ver el vídeo seguro que estas de acuerdo con nosotros en que este edificio debe ser restaurado y adaptado para recibir visitantes. Es muy importante que este elemento, imprescindible en el entorno rural, no quede en el olvido, ya que forma parte de nuestro patrimonio histórico.

Todo el equipo de Pasaporturista ya hemos puesto nuestro granito de arena para ayudar a la rehabilitación del edificio. ¿Y tú? ¿Te animas a colaborar? ¡Cualquier cantidad es bienvenida! Además, recibirás las siguientes recompensas por tu ayuda:

  • Podrás disfrutar de una visita guiada gratuita al molino cuando ya esté restaurado.
  • A partir de 25€ de donación, tu nombre formará parte de una placa conmemorativa en el edificio.
  • A partir de 50€ de donación, recibirás productos tradicionales de la comarca de la Maragatería (León) incluso podrás conseguir una noche para dos personas en una casa rural del pueblo.

¿Te quedan dudas?

  • Si tenéis cualquier duda o queréis más información podéis contactar con Abel en el email: sambbucus@hotmail.com

¡Quiero donar!

  • La recaudación del dinero se está haciendo en la cuenta de la Junta Vecinal de Val de San Lorenzo.
  • El número de cuenta es: ES29 3085 0073 2321 4085 9329
  • Concepto: Donación Molino Junquillo
  • Titular de la cuenta: Junta Vecinal del Val de San Lorenzo.

Esperamos que os haya parecido muy interesante esta entrada dedicada en exclusiva al molino, tan importante en nuestra historia. Además os animamos a colaborar en la rehabilitación del molino del Junquillo: pocas veces se nos presentará la oportunidad de ayudar a la restauración de un edificio del siglo XVIII.

¡Hasta la semana que viene!

Judit Silió: Soy graduada en Turismo en la Escuela Univeritaria de Turismo Altamira, en Cantabria. Actualmente estoy viviendo en Madrid y trabajo en un touroperador. Me encanta viajar, y siempre que puedo hago alguna escapadita. Hasta ahora solo he viajado por Europa, pero me encantaría cruzar el charco. Mi ciudad favorita: Roma, ¡volvería mil veces! Me encantan los animales, sobre todo los gatos. Soy amante de las croquetas, de los libros y un poco adicta a Netflix. Si quieres saber más de mi, puedes visitar mi instagram 😉 @jujujudit

Ver comentarios (0)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Leer más